Fusariosis

Fusariosis

La fusariosis es una enfermedad fúngica que afecta a muchas plantas ornamentales y vegetales tanto jóvenes como adultas. La infestación por fusariosis se ve favorecida por el clima cálido-húmedo, el estancamiento del agua, el suelo pobre o infectado y el reciclaje de envases infectados. Entre las plantas ornamentales más afectadas por Fusariosis recordamos el ciclamen, el clavel, el crisantemo y las plantas bulbosas. Los cultivos de hortalizas que padecen esta enfermedad son sobre todo la lechuga tierna para cortar y que en matas. La enfermedad se manifiesta con pudrición del collar, coloración amarillenta de las hojas, necrosis de los tallos y del sistema vascular. Es una enfermedad muy peligrosa, de hecho las plantas afectadas por Fusariosis, si no se tratan, se marchitan y mueren en poco tiempo. La lucha contra fusario no se puede dejar de lado el uso de sustratos de alta calidad, el mantenimiento de un pH adecuado y la cuidadosa limpieza y desinfección de envases y ambientes. El descubrimiento de cepas de fusario hipovirulento, es decir, no capaz de causar enfermedad a la planta pero capaz de colonizar sus raíces, ha dado un cambio a la lucha biológica contra el fusarium, permitiendo controlar la enfermedad de forma preventiva y segura. Estas cepas compiten con los hongos patógenos utilizando los recursos nutritivos y estimulando la resistencia de las plantas al patógeno.

El uso adecuado de fertilizantes y la cantidad adecuada de agua hacen que las plantas sean más resistentes a esta enfermedad.


Vídeo: Síntomas y signos de fusariosis en tomate UNNOBA