Hierbas en la cocina

Hierbas en la cocina

Características y propiedades de las hierbas aromáticas.

Entre las hierbas aromáticas más conocidas y utilizadas en la cocina, especialmente en el Mediterráneo, encontramos albahaca, estragón, cebollino, mejorana, menta, orégano, perejil, salvia y tomillo. También existen el laurel y el romero, que se denominan comúnmente hierbas a pesar de que pertenecen, respectivamente, a la categoría de árboles y arbustos. En general, deben cortarse justo antes de usar y agregarse a los platos crudos, después de la cocción, para que liberen mejor su precioso aroma. Dependiendo de tus gustos, también puedes crear mélange, es decir, mezclas, para darle un carácter particular al plato. Sazonar los platos con hierbas reduce la necesidad de salarlos. También aportan algunos micronutrientes, como sales minerales y vitaminas, que son muy importantes para la salud y al aumentar la producción de saliva, favorecen la producción de jugos gástricos, ayudando a la digestión.


Las hierbas de la dieta mediterránea

No siempre es fácil asociar el aroma adecuado al plato que estás cocinando, aquel capaz de realzar sus características. Por tanto, algunas ideas pueden ser útiles para entender cómo utilizar estas plantas con un aroma único en nuestras cocinas. Para preparaciones cárnicas, especialmente de ternera y ternera, son adecuados el orégano, el perejil, la salvia, el tomillo y el romero. El romero, en particular, combate las sustancias cancerígenas que se forman durante el asado. El orégano, el tomillo y la melisa son las hierbas ideales para acompañar el pollo y el cerdo, con la adición de salvia para este último. El perejil es excelente para el pavo. Los platos de pescado prefieren combinaciones más particulares, como menta, cebollino, melisa y perejil. Pasando a las verduras, recomendamos el tomillo, la salvia y el romero para platos a base de repollo, col rizada o coliflor, mientras que las zanahorias van muy bien con la albahaca y la menta. En realidad, la albahaca va bien con casi todas las preparaciones de verduras, al igual que el cebollino es adecuado para todas las sopas. Finalmente, el sabor de las setas se ve reforzado por el perejil, el cebollino, pero también por la menta y la mejorana.

  • Gerbera

    la gerbera es originaria de África y Asia oriental y es parte de la familia compositae. Existen alrededor de 70 especies de plantas perennes, herbáceas, semi-rústicas; son especialmente adecuados para ...
  • Agracejo - Berberis

    Este género de plantas tiene alrededor de 450 especies de arbustos o árboles pequeños, siempre verdes o caducifolios, originarios de Asia, Europa y Chile. El agracejo o berberis tienen tallos delgados, muy ...
  • Verbena

    El género de la verbena tiene docenas de especies de plantas, esparcidas por todo el mundo, particularmente en América del Norte y Europa; en el vivero solemos encontrar variedades híbridas de Verbena, muchas veces derivadas de ...
  • Berberidopsis corallina

    Este tipo de planta es un arbusto trepador de hoja perenne originario de Chile; en condiciones óptimas puede alcanzar los 5-6 metros de altura. Los tallos son delgados y flexibles, de color verde oscuro, ...

El aromático exótico

El reciente éxito de la cocina llamada "étnica" ha traído algunos platos de muy lejos a nuestras mesas. Incluso estas preparaciones, en las que en general predomina el uso de la especia, están enriquecidas con algunas hierbas aromáticas, como la albahaca tailandesa, el limoncillo y el ajo chino, también llamado nira. El limoncillo, originario de la India, tiene un aroma parecido al del limón y se utiliza ampliamente como ingrediente básico en la cocina oriental, especialmente india y tailandesa. También es muy adecuado para acompañar platos de verduras y pescado. La albahaca tailandesa es similar a la albahaca local pero es más resistente y su aroma recuerda a los cítricos. Es excelente para platos a base de pescado, para aromatizar sopas orientales y para aromatizar tomates dátiles. Finalmente, el ajo chino se parece mucho a las cebolletas y es productivo incluso en invierno. Las hojas son largas y carnosas y se pueden comer frescas, en ensaladas, o añadirlas a cualquier plato para darle un delicado aroma a cebolla.


Hierbas en la cocina: cómo almacenar hierbas aromáticas

Existen tres métodos para conservar las hierbas aromáticas: secado, congelación y conservación en aceite. Cada método tiene sus puntos fuertes y debe elegirse de acuerdo con sus gustos y el tipo de hierba a almacenar. Después de cortar las partes de la planta, generalmente las hojas, estas deben lavarse y secarse completamente. Para secarlos, cortar una parte del tallo lo suficientemente largo para poder formar racimos, que se colgarán boca abajo, en un lugar seco, oscuro y templado. Después de dos o tres semanas, se quitan las hojas de los tallos y se colocan en un recipiente hermético de color oscuro. La congelación es adecuada para hierbas de hojas y tallos suaves, como albahaca, perejil y cebollino. Este último, por ejemplo, no es adecuado para secar. Las hojas se almacenan en bolsas transparentes o en contenedores de cubitos de hielo. En este caso, se debe agregar agua, en la proporción de un tercio de hierbas por dos tercios de agua. Para su conservación en aceite, las hierbas deben sumergirse con un poco de su tallo en aceite de oliva virgen extra, para conservarlas frescas en tarros de vidrio de color oscuro.


Vídeo: Aprende a usar adecuadamente el romero y el tomillo en tus recetas